miércoles, 14 de marzo de 2018

Suecadas XI: Måkläppen, Reserva Natural de focas y aves en Falsterbo

Måkläppen es una isla que alberga una reserva natural de focas, aves, dunas... y se encuentra al final de la península de Falsterbo, en Skåne (Suecia). La zona fue declarada como reserva natural desde 1971 por lo que su acceso es restringido y tiene ciertas normas que se deben respetar. Si queréis conocer este maravilloso paraje tened muy en cuenta las fechas en las que lo podéis visitar, ya que son sólo 12 semanas al año.


En este post os contamos toda la información, acompañadnos.

Nosotros quisimos visitarlo el invierno pasado, nada más legar a Malmö, pero como coincide con el invierno nunca encontramos el momento perfecto para ir así que dejándolo dejándolo se nos pasaron las fechas. Y este año por poco no nos sucede lo mismo, al final fuimos a visitarlo en último sábado que se podía ir. No sabemos si por este motivo o si siempre es así, nos costó aparcar. Tampoco fuimos especialmente pronto y eso se nota. Luego una vez allí, el espacio es tan grande que no hay masificación de gente ni problemas de agobio o no poder disfrutar del paisaje, pero si a la hora de aparcar.

¿Cuándo es posible visitar la reserva natural de Måkläppen? Desde el 1 de noviembre hasta el 31 de enero, en plenos meses de invierno. Por lo que tener en cuenta que es necesario ir bien equipado con ropa abrigada, que es posible que caiga algún chubasco por lo que debe ser impermeable, y siempre viene bien unos buenos guantes gorro y bufanda para el aire. Antes de ir os recomendamos mirar en alguna aplicación del tiempo el aire que va a hacer. También es interesante preparar una mochila con unos termos calientes con sopa, café, leche si vais con niños y algo de comer porque os espera una buena caminata. Si vais con niños pequeños llevad una mochila, pañuelo de portear o una mochila de montaña porque es imposible acceder con carrito de bebés.


Una vez llegamos allí aparcamos frente a las casas que hay camino al Falsterbo Golf Club, porque como hemos comentado anteriormente, cuando llegamos las plazas de parking que hay frente la club de golf ya estaban llenas. Ésta es la opción más cercana, aunque otra alternativa que recomiendan es aparcar en Flommen Golf Club, pero nos pareció que quedaba bastante más alejada. Desde el parking hay que cruzar caminando por el lateral el campo de golf por un caminito que llega a una parte del parque natural.


No hay una ruta prefijada ni marcada por la que caminar, ya que puedes recorrer lo que quieras del Parque Natural, pero lo más típico es bajar caminando hasta la punta más sur que es donde podréis visualizar las focas y ya de paso por el camino ver las formaciones de arena, las aves y todo el paraje natural que es precioso. Aunque es cierto que se disfrutaría mucho mejor con mejor tiempo, pero debemos comprender que la prioridad allí son los animales y que es una naturaleza que está en continuo cambio y la huella humana puede entorpecer eso. Los grandes depósitos de arena, la antigua isla... están en constante cambio debido a las corrientes marinas, el viento e incluso se está moviendo y creando nuevas formas ya que la isla ya se ha unido al continente.



El día que nosotros fuimos nos hizo de todo, bajamos el coche con sol y sin aire, según llegábamos al comienzo el parque natural comenzó un viento un poco desagradable, luego paró, a mitad de camino nos pilló una buena lluvia que paró como en 10 minutos y nos despejó un poco el viento... Y mucho frío. Lo bueno es que el camino a los nños que ya son más autónomos andando no se les hace tan pesado porque van encontrando todo tipo de piedras, rocas, palos, conchas... Lo cuál también ralentiza un poco la caminata, pero para ellos es necesario. Nosotros al ir con una niña de dos años en la mochila de montaña se nos hizo un poco dura la ida caminando despacio al ritmo de nuestra otra niña que iba encontrando sus tesoros. Pero la vuelta la hicimos por otro camino, más directo y sin paradas, y creemos que fue más corta. También a la vuelta nos ayudaron mucho nuestros amigos a compartir el peso de la mochila, todo el mundo colaboró y la peque fue de espalda en espalda para hacerlo más llevadero. Gracias a todos por vuestra ayuda, familias.



Al llegar no sabíamos muy bien por donde ir, ni qué hacer pero al final entre todos y viendo lo que hacían los autóctonos nos ecidimos por un camino que parecía ser un poco más tortuoso, mojado y dificil pero corto. Nunca llegamos  asber si relamente fue un atajo o simplemente nos dejamos llevar por lo que hacían los demás, pero la vuelta no la hicimos por el mismo camino. Había que cruzar un enorme charco haciendo equilibrio sobre unos listones de madera viejos, mojados y que se movían según dónde apoyáramos los pies. Toda una hazaña digna de equilibristas de circo, pero al final se dio bastante bien y todo.


Si queréis visitar Måkläppen os recomendamos visitar este enlace con mucha información sobre el lugar. Según leímos antes de ir, la reserva natural fue tras la última edad de hielo el hogar de la cultura Kongemose de cazadores y recolectores. Aquí os dejamos un enlace sobre esta sociedad. Tambien dicen que se pueden encontrar restos de naufragios de la época vikinga, Edad Media hasta nuestros días.



Es recomendable llevar prismáticos para poder ver más cerca a todas las especies que os vayáis encontrando. Si os encanta la fotografía es un lugar excepcional para usar un buen teleobjetivo y tomaos la visita con calma porque vais a encontrar todo tipo de maravillas en la arena, formaciones, zonas en las que entra el mar a la tierra, colores variados... Y sobre todo si os gustas los animales y poder retratarlos. Había muchos grupos de tres o cuatro amigos con buenos equipos de fotografía sos trípodes sentados por diferentes lugares disfrutando de sus fotos.




¿Cuánto se tarda en recorrer desde el parking hasta la punta más sur donde las focas? Qué buena pregunta, cuántas veces antes de ir preguntamos nosotros eso... Yo diría que con niños unas dos horas de ida puede haber, y ya todo lo que quieras ralintizarte entre paradas a comer, fotografías... Depende del ritmo y lo que cada uno haya venido a disfrutar aquí. Yo creo que no debería importar el tiempo, lo importante es saber a lo que vienes, tomarlo con calma y cada uno conociendo sus posibiliddaes y las de su familia e ir adaptándose a lo que ves, surge... Y sobre todo disfrutar. Pero si es verdad que cuatro horas de caminata por lo menos en el mejor de los casos hay, entre ir y olver. Nosotros tomamos algo ligero y rápido en el camino cuando empezamos a caminar y ya aprovechamos a comer cuando llegamos a las focas. De vuelta paramos en una parte del campo de golf que había baños y algu lugar para apoyarse y aprovechamos a tomar unas piezsa de fruta y que los niños jugaran un rato.





 Un pequeño truco para avanzar más rápido es que se pueden buscar las orillas del mar donde la arena está mojada para no caminar todo el tiempo sobre arena suelta que es más complecado. Y aemás como hay varias formaciones de agua hacia el interior, no solo en la orilla directa del mar, puedes ir variando de paisaje y er diferentes cossa aprovechando esta pequeña ayuda del agua mojada. Además así verás más tipos de aves que no sólo están en el agua, si no que descansan sobre las montañas de arena más hacia el interior.



La verdad es que el paisaje es sorprendente por el contraste de colores que tiene en una misma ubicación porque entre el mar, la arena, la hierba más amarilla... Detrás por donde volvimos todo era ya al final campo verde. Y además cuando llegamos con el sol todo tenía una luz, con la lluvia otra, cuando empezaron a medio abrir de nuevo las nuves había otro color en el ambiente. Disfrutadlo, es cansado y frío pero merece la pena. Además al final todo esfuerzo tiene su recompensa pudimos encontrar a nuestras amigas jugando y dándose un buen baño en el mar mientras intercambiábamos miradas. ¿No son preciosas?




Lo que más nos sorprendió es que pensábamos que veríamos puntos negros a lo lejos de una isla, tumbadas en la arena... Y no, allí estaban, mucho más cerca de lo esperado, nadando, jugando, saltando... Y con prismáticos o un tele en la cámara normalito las podías ver como en las fotos. Esperamos que os guste y os animéis a visitar este parque natural tan bonito, pero siempre respetando la naturaleza que lo rodea para que todos podamos seguir disfrutándolo.


1 comentario:

Carmen fernandez ferreiro dijo...

Muy bonita excursión y como siempre muy bien comentada e ilustrada con
Las fotos.
Muchos besos y besitos .